Alimentos y embarazo

Verduras en el embarazo

Apio en el embarazo

¿Puedo comer apio en el embarazo?

Apio en el embarazo

El apio no tiene contraindicaciones en el embarazo, porque sus propiedades aportan beneficios a la embarazada. Comer apio en el embarazo es una de las mejores maneras de reducir la hipertensión y por tanto evitar riesgos futuros, como la preeclampsia.

Enriquece tu dieta en el embarazo con el apio que contiene dos sustancias, la apigenina y la ftálida, son sustancias que dilatan los vasos sanguíneos, y además tiene las propiedades de tres minerales; potasio, calcio y magnesio, que relajan los vasos sanguíneos. Su efecto conjunto mantiene el equilibrio de la presión sanguínea a niveles saludables.



El apio también contiene  triptófano, un aminoácido calmante con el que fabricamos serotonina, el neurotransmisor que regula el sueño y el ánimo. Entre los beneficios del comer apio estando embarazada encontramos que hace mucho tiempo como un remedio natural contra la ansiedad, los problemas de sueño y la presión sanguínea elevada.

El folato (o ácido fólico) hace que sea también un alimento indicado para la prevención de malformaciones congénitas, y el elevado contenido en potasio y agua ayudan a evitar la deshidratación y suministran fluidos al embrión.

Consejos para comer apio en el embarazo

Puedes comer sus tallos solos o mojarlos en hummus o salsa de judías para añadir una dosis de proteínas. Es un alimento ideal antes de irte a la cama si te cuesta consiliar el sueño. También puedes tomar agua de apio en el embarazo o hacer una receta de gazpacho con salsa de apio.

Artículos recomendados

Forgot your details?