Pescados en el embarazo

Trucha en el embarazo



trucha en el embarazoLa trucha es un pescado azul muy rico en ácidos grasos omega 3, por lo que sus grasas son saludables. Existen dos tipos de ácidos grasos omega 3: EPA, que favorece las funciones vascular y circulatoria y DHA, necesario para e bienestar del cerebro, el sistema nervioso y los ojos. Tanto en la trucha como en otros pescados azules, los estos ácidos omega 3 ayudan a equilibrar los excesos de ácidos grasos omega 6, menos saludables para nuestro organismo.

¿Se puede comer trucha en el embarazo?

Sí. La trucha es un alimento saludable y recomendado sobre todo durante el segundo trimestre de embarazo. Existen estudios que señalan que las embarazadas con niveles más elevados de ácidos grasos omega 3 tienen hijos con un mejor desarrollo cerebral al menos durante sus dos primeros años de vida. Esto es debido a que los niveles elevados de DHA pueden potenciar las capacidades cognitivas de los niños.

El color rosado de la trucha se debe a la astaxantina, caracterizada por sus propiedades neuroprotectoras. Por eso, el consumo de trucha garantiza el bienestar del cerebro y del sistema nervioso del bebé.

Entre otros beneficios de la trucha durante el embarazo, se encuentra su alto contenido en vitamina D, que ayuda a mantener el estado de ánimo, la energía y los niveles hormonales de las mujeres embarazadas.

Consejos para comer trucha durante el embarazo

Te aconsejamos que mientras estés embarazada no consumas más de 350 gramos de trucha a la semana. Esto no significa que la trucha esté contraindicada en el embarazo, pero sí que moderes su consumo y que tengas algunas precauciones: cuida que esté siempre bien cocinada y sobre todo, no la consumas nunca cruda (sushi, sashimi) ni ahumada, porque corre el riesgo de contener la bacteria de la listeriosis.

Forgot your details?