Pescados en el embarazo

Sardinas en el embarazo

Las sardinas son un pescado que cuenta con gran cantidad de ácidos grasos omega 3, por lo que son muy buenas durante el embarazo. Los ácidos Omega-3 favorecen el desarrollo y el crecimiento del bebé dentro del útero, contribuyendo al desarrollo del sistema nervioso y del cerebro.



Además, los ácidos omega-3 de las sardinas y otros pescados azules, reducen hasta la mitad el riesgo de hipertensión asociada al embarazo, mejoran las funciones posturales, motoras y sociales de los bebés prematuros y tienen un efecto positivo en el desarrollo mental del recién nacido de bajo peso.

Las sardinas en el postparto

Las proteínas que contienen las sardinas, y otros pescados azules, fomentan la recuperación tras el parto y mejoran el estado de ánimo. Además, los ácidos Omega-3 DHA, que son los que se encuentran específicamente en el pescado azul como las sardinas, propician una leche materna saludable y reducen el riesgo de que el bebé padezca déficit de atención, hiperactividad, asma o menor desarrollo cerebral.

Por otra parte, el DHA, combinado con proteínas, vitaminas y minerales ayuda a prevenir la depresión postparto o las sensaciones de falta de felicidad.

Forgot your details?