Alimentos y embarazo

Alimentos y fertilidad

Lácteos en el embarazo

Mantequilla en el embarazo



Mantequilla en el embarazo¿Puedo comer mantequilla en el embarazo?

Durante el embarazo la mantequilla puede aportarte mucha energía gracias a sus componentes, beneficiosos para el crecimiento, la reproducción y la salud. En los últimos años se han criticado mucho las grasas saturadas, pero algunos científicos afirman que éstas forman parte de nuestra dieta natural y crean un importante equilibrio con los ácidos grasos omega 3 y omega 6. Además, la mantequilla aporta leticina, que ayuda a deshacer las grasas para su absorción con el fin de que el bebé pueda utilizarlas para fabricar células. Por si este argumento fuese poco, también hay que tener en cuenta que las hormonas sexuales estrógeno y progesterona solo pueden producirse a partir de grasas.

La investigación ha demostrado que los pueblos con dietas más ricas en grasas animales procedentes de la carne tienen unos niveles más saludables de nutrientes solubles en grasas, que protegen el feto, que los pueblos vegetarianos.

El ácido butírico, el ácido mirístico y el ácido láurico son triglicéridos de cadena media que alimentan las células digestivas para mantener elevadas tus defensas. No podemos almacenar esas grasas, sino que las utilizamos como fuentes densas de energía. El ácido láurico también está en la leche materna, una sustancia muy grasa que el cuerpo se está preparando para producir durante el embarazo.

Consejos prácticos para comer mantequilla durante el embarazo

Si tomas mantequilla elaborada con vacas que comen hierba te ayudará a regular el peso, gracias a una sustancia que se llama ácido linoleico.

Forgot your details?