Embutido en el embarazo

Jamón serrano en el embarazo

Jamón Serrano y embarazoEl jamón serrano (jamón crudo, jamón ibérico) es uno de los alimentos que más preocupan a las embarazadas y que siempre genera multitud de dudas y cuestiones sobre si es conveniente o no consumirlo durante el embarazo. ¿El jamon serrano puede causar toxoplasmosis? ¿Hay que cocinar el jamón antes de comerlo? ¿Congelarlo?



Te contamos qué hay de verdad y qué de mito en estas afirmaciones.

¿Puedo comer jamón serrano durante el embarazo?

Sí, pero siempre con precaución y teniendo en cuenta una serie de consejos. En principio, las carnes crudas o poco curadas están contraindicadas durante el periodo de gestación, ya que en determinados casos pueden desencadenar la toxoplasmosis, una infección que pueden afectar gravemente la salud del feto. Es por eso que si quieres comer jamón serrano durante el embarazo debes asegurarte muy bien de que se trata de un jamón muy bien curado y que proviene de una fuente de confianza o cocinarlo previamente.

Es conveniente congelar el jamón serrano por debajo de -20º durante un par de días o cocinarlo bien para evitar el riesgo de sufrir la toxoplasmosis

Si no estás segura de la calidad del jamón o de su procedencia, siempre es mejor evitarlo.

¿Debo cocinar el jamón serrano antes de consumirlo?

Aunque no es obligatorio si se trata de jamones bien curados, si es lo más recomendable durante el embarazo. El toxoplasma (la bacteria que puede causar la toxoplasmosis) muere a los 72ºC, por lo que habría que llegar a esta temperatura en el interior del alimento, lo cual sólo se consigue cocinándolo bien. Usar la sarten o el horno son las mejores opciones.

¿Debo congelar el jamón serrano antes de comerlo?

Otra opción sencilla para comer jamón si estás embarazada es congelarlo bien durante al menos un par de días, ya que la bacteria que causa la toxoplasmosis no puede vivir por debajo de los -20º bajo cero. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que no todos los congeladores llegan a congelar a estas temperaturas.

En cualquier caso, a lo largo del embarazo se realizan varios análisis de sangre en los que se determina si has pasado la enfermedad de la toxoplasmosis anteriormente. De ser así estas inmunizada y no debes preocuparte por esta bacteria durante el embarazo, así que podrías comer jamón serrano sin ningún tipo de preocupación.

Artículos recomendados

Forgot your details?